Acerca del procedimiento

Para contar con un adecuado diagnóstico del caso, es necesaria la toma de radiografías y un adecuado examen clínico  para  verificar la integridad de los tejidos circundantes y el tipo de mordida.

Unicamente se requiere desgastar una pequeña porción del esmalte en la superficie frontal del diente para brindar el espacio necesario para el cementado de la carilla. En la mayoría de los casos el mínimo de porcelana requerido es de 0.5-0.8mm.

Una vez que  el diente es desgastado, se toma una copia (impresión) del diente, sobre la cual se va a confeccionar en un laboratorio su carilla. En el consultorio se confecciona una carilla provisional con resina, la cual será cementada en su diente hasta que llegue el día del cementado definitivo  de la corona de porcelana.

El prostodoncista selecciona el color de la porcelana adecuado para crear el efecto estético que usted está deseando.

Mejores candidatos

Pacientes con piezas fracturadas, desgastadas, desalineadas o decoloradas.

Recomendaciones post tratamiento

Una vez cementadas las carillas se debe tener precaución de no comer alimentos muy duros con ellas ya que a pesar de que son estructuras fuertes pueden llegar a fracturarse o dañarse especialmente si se tienen hábitos como morder objetos, uñas o el bruxismo.

Riesgos asociados

El tratamiento involucra que el diente sea desgastado y reducido en tamaño para alojar la carilla y que ésta cumpla con los mejores estándares estéticos y funcionales. Debido al desgaste algunos pacientes pueden presentar sensibilidad temporal o llegar a requerir endodoncia.

Es recomendado realizar los blanqueamientos dentales antes del cementado de las carillas ya que éstas no cambian de color bajo la acción de los blanqueamientos dentales.